Celebración en forma de carroza del octavo siglo de la construcción de la torre albarrana de doce caras a pies del Guadalquivir y que desde 1944 es un museo naval.

Fue construida por orden del gobernador almohade de Sevilla, Abù l-Ulà. Cerraba el paso al Arenal mediante un tramo de muralla que la unía con la Torre de la Plata y a través de la actual calle Santander con la Torre de Abd el Aziz o Torre de Santo Tomás, y de allí al Alcázar. Formando parte de las murallas de Sevilla que defendían la ciudad y el Real Alcázar.