Este Rey, el último del cortejo, es el favorito de las familias sevillanas. Su paso significa la orden de retirada para las masas de recolectores de caramelos y el comienzo del ritual de preparación y espera en esta noche tan mágica.

Este año los ropajes del Rey que llevó mirra a Jesús los llevará Gabriel Rojas Fernández.