Carroza que ocupa el Gran Visir, personaje que cada año viene de tierras exóticas para visitar y cubrir de caramelos a los niños sevillanos.